Examine Este Informe sobre fabrica de challas

25 Si de recaudar fortuna se trataba, se necesitaba un lado más amplio que las casas de las autoridades y empresarios comunales. Triunfadorí lo planteaba un conocido Leal 76, que en la nota titulada Sería Obra de Progreso, aparecía en El Comercio explicando la conveniencia de construir un teatro-circo en Melipilla, mediante el esfuerzo de la sociedad: Ustedes saben, que la velada organizada por la señorita Zúñiga produjo la suma de quinientos pesos más o menos, y si el mismo grupo de señoritas que tomaron parte, u otras sociedades, más el centro literario inmaduro, aúnan sus esfuerzos y dieran periódicamente sus veladas, en poco tiempo se reuniría suficiente para la construcción de un teatro, aunque fuese de material insignificante 77. Este tipo de advertencia caló hondo en la comunidad, porque existía más de un creador que favorecía la instalación de un teatro Vencedorí en Melipilla. Primero, el edificio no debía ser pomposo, porque carencia en la Construcción citadina lo era. Luego, el espíritu de incipiente progreso comercial y de sobreponerse a los daños del terremoto animaba al poblado a tener unidad de los medios constitutivos de una ciudad que se preciara de ser Cabezal del Sección. El tercer factor en cuestión, la aparición del tren, había sido de tan poderoso aliento que los comercios florecían y podían atraer fácilmente a compañíCampeón artísticas de Santiago. Cuarto, la ciudad contaba con personas que estaban en condiciones de presentar números artísticos. Asimismo se agregaba 76 La praxis de citar personas indirectamente, bajo apodos, así como firmar notas con seudónimos o sin siquiera poner el crédito, eran prácticas habituales en los periódicos melipillanos de esta parte del siglo. 77 El Comercio, 6 de octubre de que la actividad circense en Melipilla era permanente, con habituales presentaciones de distintos circos que recorrían Santiago, la costa central, Melipilla, El Monte, Talagante, quedándose por semanas y meses, alojando peleas de box y actividades sociales al interior de las carpas.

Es un concepto amplio que involucra tanto la creación literaria y musical, como la performatividad de un arte escénico. Triunfadorí igualmente incorpora a una serie de grupos e instituciones sociales para su desenvolvimiento, como pueden ser diversos individuos que conforman equipos de apoyo y administrativos, también medios de difusión y, desde luego, los públicos. Y, sin duda, es incluso un espacio arquitectónico. En definitiva, la denominación de teatro acá utilizada alpargata una serie de dimensiones que tienen relación con singular de los utensilios históricos constituyentes de una ciudad, donde las personas salen a su avenencia y donde establecen vínculos sociales. En este sentido, al igual como plantean González y Rolle, en esta investigación se postula que los teatros, entre otros espacios de representación artística, son tanto el soporte material como el zona que le entrega sentido al arte y propicia los vínculos sociales: El teatro, el cabaret, el salón de té o la boite le han otorgado un apropiado ámbito al cuplé, al tango, al vals o al blusa, respectivamente. Una suma de medios arquitectónicos y escenográficos parecen contribuir a complementar el sentido de la música, pero por sobre todo son los modos de comportamiento, las formas de intimidad y las experiencias de los sujetos que allí acuden, las que más contribuyen a otorgarle sentido a lo que se escucha y se percha 2. 2 González, J. P. & Rolle, C., Historia Social de la Música Popular en Pimiento, , Santiago de Ají, Ediciones Universidad Católica de Ají y Casa de las 10 11

52 Melipilla en 1933 había crecido en conectividad y entretenciones. Los trenes partían a Santiago en seis horarios y demoraban una hora y 30 minutos en arribar a la periodo, a lo que se sumaba un servicio de góndola (buses) que conectaba Ibacache- Melipilla-Santiago. A Casablanca todavía se había extendido la Garlito de góndolas y el basketball hacía furor. No había club deportivo sin su rama cestera, y los quintetos masculinos y femeninos se daban cita constantemente en la cancha del Club Baquedano, ubicada en calle Merced N 711. Allí, en abril de 1933, el dueño de casa se midió con el mejor equipo Doméstico del momento: Green Cross. No le fue correctamente, pero ya Bancal un logro codearse con los grandes. Los anhelos de grandeza de la ciudad estaban creciendo, pero se veían truncados por la verdadera ofensa que había significado para Melipilla la destitución de su condición de Almohadón del Departamento a manos del puerto de Santo Antonio. En esta lucha por reponer su antiguo status, la construcción del teatro lucía como una credencial legitimadora. La obra magna de la iniciativa particular en Melipilla, la constituye el Teatro Serrano que, en la Plaza de Armas de esta ciudad están construyendo los sres. Presa y Cía. No Bancal posible que la segunda ciudad de la provincia de Santiago no contara con un Teatro digno de ella. Un buen Teatro y perfectamente dirigido puede ser un gran centro de Civilización. Melipilla podrá enorgullecerse dentro de poco con esta sala que hará honor a la ciudad, pues es moderna y no desdirá comparativamente de las mejores de la caudal 143. Con mucha esperanza, el viernes 11 de octubre fue un día de triple celebración: el aniversario 191 de la fundación de Melipilla, la restitución a la ciudad del título de caudal departamental y la inauguración del Teatro Serrano.

107 Huasos Quincheros, conjunto de voces y guitarras que ataviados pulcramente como huasos de salón, desplegaban tonadas y cuecas dedicadas a cuestiones puramente idílicas 241. Fueron el rostro del folklore en dictadura, a tal nivel que incluso la Secretaría Caudillo de Gobierno creó en 1975 el concurso Nuevas Canciones para Los Quincheros, para que el conjunto ampliara su repertorio. El énfasis en esta nueva política cultural llevó a crear el Decreto con Fuerza de Ley 804 de , instaurando el cargo de asesor cultural de la Agrupación de Gobierno, que para el desempeño de sus funciones actuaba por intermedio del Sección Cultural de la Secretaría Militar de Gobierno. Esa institución operacionalizó convenios y propulsó entidades destinadas a difundir los valores folklóricos a lo extenso de todo el país 243. Ganadorí nacieron corporaciones culturales, institutos de cultura, se creó la Secretaría Doméstico de la Pubescencia 244 y los establecimientos educacionales fueron herramientas a través de los cuales la dictadura militar impuso su cosmovisión de país. 241 En intención, Araucaria Rojas menciona que: la chilenidad, durante el período del gobierno militar, se corporifica parcialmente en la figura del huaso, quien, gallardo e incólume, encarna valores de dicho deber ser. El paradigma del huaso, para esta dimensión temporal, es personificado por diversos grupos musicales que contienen en su propuesta estética atavíos, instrumentos y repertorios similares. Los Huasos Quincheros, de kilométrica carrera artística, son reconocidos -erróneamente o no- como paladines de la cueca (y de todo un folclor) oficial, pues la ubicuidad en medios de comunicación y la función como personero de gobierno de Benjamín Mackenna, los relacionaron ineluctablemente con la dictadura pinochetista y su apoyo cultural. (Rojas, Araucaria, Las cuecas como representaciones estético-políticas de chilenidad en Santiago entre 1979 y 1989 en Revista musical chilena, año LXIII, nún. 212, 2009, p.55). 242 Disponible en: (Revisado en: diciembre, 2011).

63 to. La razón estaba en que el reconocido director nacional José Bohr rodaba, en octubre de 1943, en la ciudad y en sus campos, la cinta Requiebro del Carmen. Absolutamente toda la ciudadanía estaba enfervorizada por ver cómo se hacían las películas, cómo eran los actores y qué eran las cámaras. Amanda Labarca, creadora del argumento de la cinta, había seleccionado las locaciones melipillanas para la filmación y esto insuflaba el pecho de los locales a niveles tan exagerados como cándidos. La filmación en nuestra región de la cinta nacional Requiebro del Carmen podrá ofrecer otra nueva oportunidad a Melipilla para clasificarse entre las regiones fotogénicas por decirlo Vencedorí. Nuestro cielo y nuestra Entorno diáfanas, nuestros paisajes vecinos de incomparable belleza, nuestros bosques con árboles seculares, son telones artísticos ofrecidos por la naturaleza al nuevo arte ( ) Una de estas tardes se filmó en nuestra calle principal una decorado que dio vida y animación al centro comercial. Los paisajes de nuestros cármenes vecinos, son admirables en riquezas de bombilla y de sombras atinarán colorido inusitado a la cinta 168. Carlos Mondaca, Blanca Valdivia y Elena Puelma conformaban parte del equipo del filme. Delante tan buena admisión de la ciudad, accedieron a la petición de la Cruz Roja Circunscrito para ofrecer una función en el Serrano, como forma de percibir fondos para su causa. El equipo comandado por José Bohr acudió al circuito sin conocer que el clima entre el patrón a cargo de la concesión y el municipio, Vencedorí como buena parte de la sociedad y para qué opinar la embajada de Estados Unidos, Bancal muy malo. 168 El Labrador, 17 de octubre de A tal nivel llegó el tedio o derechamente el odio contra el italiano que, de acuerdo a su versión de los hechos, ese día se le pidió que por favor no estuviera en la función.

12 Cuando se requiera efectuar una remodelación, debe consultar por los permisos necesarios y luego requerir los planos pertinentes, de manera tal que no se vean afectados medios estructurales, muros de copropiedad o tabiques divisorios que contengan instalaciones. 5 Medios ESTRUCTURALES.- El edificio está construido sobre la colchoneta de una estructura de hormigón armado diseñado con el fin de absorber las cargas, solicitaciones estáticas y dinámicas a las que pueden estar afectos, soportando esfuerzos y transmitiendo dichos esfuerzos al terreno. Su sección está formado por una estructura resistente de hormigón armado y por tabiques no estructurales. 5.1 Fisuras En los primeros dos a tres abriles de terminada la construcción pueden aparecer fisuras en los muros y losa producto de la retracción por fraguado del hormigón. Ayuda Adicionalmente a la aparición de las fisuras, el hecho de que continuamente el área está sometido a sismos muchas veces no perceptibles, y a bruscos cambios de temperatura que favorecen la formación de estás.

98 el resto del tiempo se dedicaban a reír, propalar chistes, zapatear cuando vinieran los jinetes en sus caballos, comer, Tomar, desprenderse de modo sonora de sus gases intestinales, que caían sobre los de platea en momentos de silencio. A eso de las 18 horas la función llegaba a su fin, Jorge y sus amigos bajaban de la Sala, las micros con destino a Popeta, Culiprán, María Pinto y tantos lugares se llenaban para retornar en una semana. Chile y México tenían en Melipilla la confirmación de una relación de prolongado simpatíaío musical y fílmico. El Palace fue declarante de festivales musicales donde la música ranchera marcaba una presencia arrolladora. Con este fanatismo, no fue raro que el notorio se agolpara delante la venida del cantante Demetrio González, un castellano arraigado de muy Irreflexivo en México que para agosto de 1969, aniversario de su proceder, había participado en 32 filmes y era considerado uno de los más grandes cantantes de la música azteca con su voz de barítono. Unida a su simpatía va esa maravillosa voz que hacía mucho tiempo que no deleitaba a los oídos de la Parentela exigente. Para enero se anuncia la recepción de Decisión Lamarque 223, publicaba El Labrador, en el refleja de una caminata inolvidable y el anuncio de lo que sería una de las noches más iluminadas para la pequeña asiento metropolitana. El Súper Show pincha el enlace 007 La música de la Nueva Onda aún Bancal un objeto de culto, llevado al paroxismo en las presentaciones de artistas tan idolatrados como José Alfredo Pollo Fuentes, Cecilia, Buddy Ri- 223 El Labrador, 6 de agosto de chard y tantos otros. La cantidad de cantantes nacionales era ingreso y el mercado lo llevaba correctamente en un espacio donde también cabían intérpretes extranjeros, que en variadas oportunidades venían a Pimiento, en el caso de los hispanohablantes.

La idea de Mesa Bancal que, en caso de tener éxito, se pudiera iniciar un festival de gran pantalla en Melipilla. La ingenuidad fue otra y dicho festival nunca se materializó. El gran pantalla chileno no iba a llenar por aquellos primaveras las más de mil aposentaduríCampeón del Palace, y tampoco lo haría una cartelera cada tiempo menos atractiva y actualizada. El esplendor de décadas antes quedaba en expresiones. El festival Buscando la Mejor Voz y Conjuntos de la Zona sin embargo no ostentaba figuras ni aspirantes de nivel. Igualmente, la convocatoria era amplia, pues de diferentes localidades llegaban para apoyar a sus representantes, aunque más que asombro, los shows provocaban risas, tanto como los premios que constaban de canastas básicas para el hogar, donde abundaba el papel higiénico, los tarros de jurel y las cajas de fósforos. Para fines de los ochentas, el Palace no atesoraría ningún atisbo de su cielo. Graduaciones de colegios, funciones especiales de navidad de empresas, una programación de dudosa calidad y peores condiciones de salubridad contribuyeron a su falleba paulatino. Las posibilidades del entorno siquiera eran alentadoras: si la televisión abierta y el VHS habían inflingido duras puñaladas, la televisión por cable y la consolidación de video clubes, además de la posterior piratería, harían del Palace una cúpula. Ni sería el único. En otras ciudades del país los antiguos teatros y cinematógrafos vivían lo mismo, siendo cerrados o reconvertidos en templos evangélicos y ferias artesanales. Y el centro cultural, o el teatro? Siquiera aparecerían por Melipilla. Las esperanzas estaban cifradas en la alegría que vendría con el fin de la dictadura militar, de la mano de un esperado renacer cultural

Por otra parte podrás satisfacer a crédito, cobrar tus pedidos en el plazo máximo de siete díVencedor laborables, y disfrutar nuestras promociones y ofertas exclusivas. ¡No lo dudes, envíanos tu solicitud y entra en la comunidad Sancarlos!

89 que no sólo rechazaba el plazo, sino que Cuadro la Municipalidad quien debía compensar los escudos por él aportados a los mejoramientos de la sala municipal y por la instalación de los equipos de aerofagia acondicionado. Por más curiosa que resultara la excusa, se llegó a un acuerdo momentáneo. Rubén Alvear, quien fuera locutor de la Radiodifusión Ignacio Serrano en esa día, recuerda que: José Massoud se había arreglado los bigotes con la Municipalidad y lógicamente no pagaba. Bancal tan vivaracho (...) porque fue toda la vida Campeóní el Yuse, yo a él lo conozco desde que partió la Radiodifusión Serrano acá en Melipilla, lo fregado es que él manifestaba su desagrado con las leyes de una forma muy curiosa. Víctor Marín intuía que esto acaecería. Amigo en los inicios de la Radiodifusión Ignacio Serrano de José Massoud, sabía que era muy difícil tener réditos monetarios con un teatro en Melipilla y Triunfadorí lo comprobaba el hecho que muchos de los empresarios que obtuvieron la concesión no quisieran seguir, especialmente por los altos impuestos que pagaba el cinema. Marín se lo hizo conocer a Massoud en los tiempos cuando aún guardaban un fraterno ratonera. Yo le expresé mi examen a este esquema. Si es teatro Doméstico está liberado de una serie de impuestos, pero los cines, como cinematógrafos llevan una cantidad de impuestos. Si quiere traer una buena película y no tiene como rotarla, en tres cines, como lo hacen las grandes empresas, no alcanza con el patrimonio. Yo conocía esto porque en ese tiempo venía llegando de Radiodifusión Agricultura, en Los Ángeles, y al llegar acá un amigo tenía mucho interés de instalar un cine, pero un buen cinematógrafo, incluso alcanzamos a comprar una parte de una propiedad, y cuando él hizo las averiguaciones con unas empresas cinematográficas de Santiago le dijeron si no tiene tres cines, no vas a poder adivinar buenas películas, entonces él dijo no pongo cinema, no lo construyo, no me meto en este negocio, porque con un solo séptimo arte, a traer estrenos, buenas películas, no alcanzaba a sacar patrimonio.

99 todas las figuras del momento. Tendrían que ocurrir traído figuras extranjeras y eso no se estilaba. En opinión de Arriagada, este éxito de la Nueva Oleaje que se extendió desde 1964 a 1973, permitió departir de una industria musical Doméstico gracias al apoyo de los sellos discográficos, de las radioemisoras, prensa, administradores de salas y empresarios del espectáculo, en una relación donde todos ganaban. En Melipilla las funciones Ganadorí lo demostraban. Todas eran a tablero vuelto, y aquello ratificaba la confianza de Arriagada tanto en el trabajo con Massoud, como en la calidad de la parrilla que había diseñado para encantar al conocido Específico. Yo agarraba mi automóvil, partía a Melipilla y le decía oye José, tengo a este músico y a este otro para el show. Llegaba a la Radiodifusión, comíamos juntos y almorzaba con su familia. Había una amistad, una credibilidad y una puesta de pilas para allá y para acá. Yo generalmente iniciaba mis giras en Melipilla, porque Bancal para mí una cosa segura, marcaba el promedio de lo que podía hacer posteriormente. Transportada en un bus Mercedes Benz, la cáfila asiduamente recalaba en Melipilla compartiendo función con la ciudad de Santo Antonio. Esto significaba que el Súper Show 007 se iniciaba en el puerto a las 20 horas y una hora posteriormente comenzaba en el Palace de Melipilla. En el puesta en marcha de una de esas veladas actuó Yerko Milenko. De nombre Existente Mario Galleguillos, era un muchacho melipillano educado en la Escuela N 1, cuyos tíos de Santa Rosa en el sector de Puangue, tocaban el arpa, el coincidenteón y la guitarra. Desde muy señorita comenzó a cantar, influenciado por Miguel González y Charo González, dos hermanos melipillanos que hacían sus armas en el canto, participando en audiciones radiales y en espectáculos en Santiago y Valparaíso.

76 no estaba abierto para la naciente expresión artística Circunscrito, sí lo estaba para alojar con más periodicidad que sus anteriores a sonados espectáculos santiaguinos. Moser y Maucher lo sabían. Sólo en 1952 acogieron a Malú Gatica, por ese entonces máxima estrella del séptimo arte nacional, que con su voz y acompañada de guitarristas encandiló a los melipillanos. La mayor figura femenina en la historia del séptimo arte nacional, había filmado 13 películas entre Ají y México, y dos en el mismísimo Hollywood. Declarante presencial de la cuestación del perímetro, dada su condición de boletero, Contreras no Cumplimiento dudas sobre aquellos díGanador: Con las películas se llenaba siempre. Los días sábado y domingo sobretodo. Como yo trabajaba en la boletería me hice de hartos amigos. Aquí en Melipilla los ricachones eran muy amigos. Los Suárez, que eran cabros, me mandaban a reservar las entradas que eran numeradas, las plateas. Entonces ahí yo tenía mi trabajo de guardarle los mejores asientos. Bancal bonita entretención el teatro y no había mucho más. Estaba el teatro y las quintas de coreografía, que habían dos nomás. En esa época estaba la finca El Sauce y El Radical, ahí había música, se bailaba toda la Confusión. Sin mayores entretenciones y con nuevos éxitos en una radiofonía cada oportunidad más expansiva en términos de estaciones y de aparatos circulando, los eventos que traían a las figuras radiales literalmente reventaban el Serrano. En 1952, Maruja Ravanal, la actriz y cantante melipillana fue responsable de un festival humorístico y musical donde figuraban Hilda Sour, Arturo Gatica, Empíreo Montes, el Trío Monterrey, Elena Bronceado, los cómicos Manolo González, Juan Jones, Ricardo Azúa, el Dúo Rey Silva, Shenda Román, Magali del Río, Marta Pizarro, Pepe Olivares, Guido Orellana, Lucho Gatica, Gaby Ramos, Gabriel Araya, Carlos Corci, Olga Villanueva, Mario Aguilera, los cuales para la época eran la crème de los artistas de Radiodifusión.

130 Hasta este punto, se han reconstruido noventa abriles de la historia social de los teatros en Melipilla. Desde el surgimiento de los primeros prototeatros, como el Pasatiempo o el de Ricardo Cortínez, hasta la aparición del Biógrafo Royal que se transformó luego en el primer teatro melipillano: el Apolo. Subsiguientemente, lo sucedieron el Teatro Melipilla, el Teatro Alhambra, el Teatro Colón y el Teatro Esmeralda, hasta que, finalmente, se inaugura el Teatro Serrano en 1933, hegemonizando la actividad artística y el ampliación cultural por casi cuarenta años. Luego apareció el Cinematógrafo Palace, coloso que le arrebató el predominio al Teatro Serrano y contribuyó a su falleba, pero que tuvo corta vida, siendo la término de 1980 la de su franco debilitamiento y la de los noventas la del fin de sus días.

155 Desde el terremoto de 1985, este fue el único registro visible del Teatro Serrano en Plaza de Armas, unidad de los carteles que daban la bienvenida en el foyer del edificio y que tras su desuso alojó a un almacén de golosinas.

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15

Comments on “Examine Este Informe sobre fabrica de challas”

Leave a Reply

Gravatar